lunes, 22 de julio de 2013

SAMÁN: YO TAMPOCO QUIERO MANDO...


Por: Yuri Valecillo.

Kikiriki canta el gallo, y es que ya se veía venir lo de Eduardo Samán... ¿o alguien creía que debería ser distinto? Colóquese en la fila de los adulantes y haga carrera, podría llegar hasta ser jefe del “fondo chino” y otros menesteres. 

Las cosas como vienen estamos en una revolución de obedientes de traga tinga, de bachilleres "mujiquitas" ¡Ay de aquel que diga “esta boca es mía”, porque no vuelve a hablar! ¡A  Samán lo dejaron como capitán de barco, pero que no se atreva a comentarle algo a un marinero! Porque esta “raspao”.

Él lo sabe y el otro también, y el que viene por la trocha, más todavía. Ya le dieron publicidad, propaganda de cómo son las cosas. Y.. ¡ firmes y a callar! Porque ahora a asumir “la obediencia debida” Por opinión se silencia, por Gaceta Oficial se acota. Y dale que es tarde.

Cuando digo o comento lo de Conrado… ¡claro que es cierto! ¿acaso no le ve la sonrisa a Santos, y nosotros denunciando y exigiendo la libertad? Y no hay ley, decreto, acto de justicia que lo libere. Conrado es preso del Presidente Maduro, y dejemos las soqueteadas y los berrinches para más tarde. 

La palabra de los que legislan está en otras gargantas, está queriendo ser alcalde y asumir, parafraseando a Nazoa: "Mira caballo, déjate de jardines y de maricadas de esas y ponte al servicio de tal y cual cosa, que yo voy a defender los principios y tal, y las instituciones y tal, y el legado de yo no sé quién, y bueno, caballo, todas esas lavativas que tu sabes que uno defiende.”

A quien le extrañe o como a quien le extrañe que la lluvia moja o que los limones son ácidos, la eficiencia la dejamos para otros días y la lucha por una Venezuela “participativa y protagónica” para otra retahíla de promesas que ya vienen por ahí.

Imagino que ya las declaraciones estarán a punto, y si Samán “se pone popi” como dicen por ahí, le aplicarán la de Tascón, esa de que “era sospechoso, o algún plan o quien sabe qué cosas” … y luego a llorarlo en la asamblea y a rasgarse las vestiduras.

Lo que está escrito es que la revolución es para más tarde. Por ahora, a conservar empleos, no hablar en voz alta, y menos… escribirlo por ahí. La obra aún le queda un par de actos en las tablas. El próximo ya tiene fecha y se llama  ”PAPÁ YO QUIERO SER ALCALDE(SA)” ya veremos a más de una diputad@ regional o nacional del gobierno o de la oposición luchando por estar en un lugar que tenga y que tenga por bojote.

Las cámaras y la tribuna parlamentaria no las acicala, no les da el caché requerido, y no le pueden sacar al campo de la palabra chistes simples como aquel donde el presidente le pregunta a su secretario ¿qué horas tiene, señor secretario? Y el secretario responde: ¡las que usted diga su excelencia. ¡Nos reflejamos en el espejo de los tiempos pasados con una exactitud pocas veces vista.

Deseos no preñan y poder no da, ni otorga conocimiento, vendrán días distintos. Eso lo esperamos, mientras tanto detrás de los escritorios más de un bandidillo debe estar haciendo mofa de Samán. ¿Con quién pensabas meterte Samán, que intocable sería tocado, que inmaculado le veríamos mácula?

Son cosas como éstas las que obligaron a cierto Capitán General a exclamar aquella famosa frase: “Yo tampoco quiero mando” Además… ¿a quién manda?









1 comentario: